Mele

— Mercedes Guenun

2020 ha sido un año indefinible, un año que nos ha puesto a prueba, una carrera de fondo sin ganador y con muchos vencidos… Un año quimérico que nos arrancó la libertad regalándonos, extrañamente, tiempo…Durante el confinamiento encontré la oportunidad de entregarme al mundo del arte, de dar rienda suelta a una creatividad que no había plasmado hasta entonces… Sentí la necesidad de expresarme, de volcar mis vivencias en obras que reflejasen la importancia de la LUZ, la ENERGÍA POSITIVA y la LIBERTAD que nos había sido sesgada.

Tras 25 años como directiva en el sector de moda y lujo, decidí embarcarme en este proyecto que llevaba tiempo gestando, y ha sido este período reciente de profunda preocupación el revulsivo que necesitaba para comenzar esta andadura. Y desde mi profundo optimismo y el deseo de seguir evolucionando, me abrí  al “inconfinable” universo del arte….

Así fue como logré volcarme en mi vocación creativa, con una sensibilidad hacia el arte contemporáneo y la fascinante sociedad actual en la que la transparencia es un factor dominante.   Todo esto, unido a una personalidad convencida de la importancia en la atención al detalle.

Por vivir en España, la luz ha sido clave en mi vida. Me apasionan los tonos claros, los cielos azules, la luminosidad, el sol y sus destellos cálidos…

Trabajando con cristal dicroico incrustado en madera lacada, mis diseños cobran luz, una luz que va cambiando de tonalidad en función de los reflejos que recibe. Bajo esas condiciones de iluminación, el cristal emite los suaves, a la par que cambiantes, destellos del arcoíris en colores pastel.

Son obras que difunden ecos de libertad, gracias al fulgor que fluye a través de los cristales, transmitiendo energía positiva y mi deseo de compartir con el mundo que siempre hay una salida.

es_ESSpanish